miércoles, 17 de agosto de 2011

Los hombres no maduran, mutan


Hoy vamos a hablar de los hombres que padecen este “Síndrome de Peter Pan”. Sí, de aquellos especímenes masculinos que son y se demuestran emocionalmente inmaduros, que tienen particulares y sutiles comportamientos y que con sus herramientas de seducción consiguen que las mujeres que tienen el autoestima en su sano juicio, huyamos de su lado porque para ser mamás, ya vamos a tener tiempo de criar a nuestros propios hijos.

“A medida que pasan los años los hombres van mutando, no maduran”, esta reflexión surgió de una charla en donde recientemente tres mujeres nos pusimos a hablar de nuestras actuales parejas o muchachos, y el discurso terminaba refiriéndose de alguna u otro forma, al grado de inmadurez o mejor dicho de madurez que presentaban. Sea de la edad que sea.

Y esto, supongo desde mi humilde entender, tendrá alguna explicación sociológica. Citemos a nuestros padres que seguramente se han casado con nuestras mamás a los 20, 25, como mucho 30. Recordemos aquellas épocas en donde el servicio militar era obligatorio, donde el hombre era el pilar de la economía de la casa, en donde se decía y hacía únicamente lo que él aprobaba, en donde los hombres eran los que salían a trabajar para mantener a una familia, ya sea de 4 o 15 integrantes. Esos tiempos cuando no existía que un hombre se depilara el pecho, las piernas o los huevos, cuando un hombre tomaba sol sólo si su trabajo era al aire libre, en general no les importaba mucho cómo vestirse porque casi siempre usaban saco y corbata.

Ahora, ¡Cómo ha cambiado todo! Este tipo de hombres pareciera que se han mudado a otro planeta y los cambiaron por otros, por aquellos que buscan el éxito de la mano de la soltería y el egocentrismo; esos que buscan mujeres pero no las quieren para amarlas, porque no se animan; los que buscan plata pero no saben cómo administrarla; o buscan placeres pero sólo los encuentran en el alcohol, la salida con amigos, las fiestas privadas, la música o el sexo; también buscan ser felices pero no saben qué camino elegir: Si ir por la Ruta 30 en auto, tomar un avión o decirle a una mina que los lleven.

Y frente a esta cruel realidad, quieran o no, véanlo o no, cambien ellos o no, estaría bueno que nos saquemos mujeres de la cabeza la idea de que algún día, por arte de magia, se van a levantar con el pie derecho y van a gritar a los cuatro vientos: “Uaaaau, hoy maduré”. Porque ese día no va a llegar chicas, por el contrario, vas a seguir como una nava esperando a que tu chico deje de divertirse con los videos juegos o las juntadas con sus amigos, deje de malgastar la plata en chucherías tecnológicas, quiera ser padre o casarse…

Y dentro de este síndrome de inmadurez mancomunada que ya es un hecho, existen algunos casos que se toman esta regla demasiado a pecho y no son capaces de crecer en toda su vida. Por eso, si tu chico es irresponsable, caprichoso y con cero capacidad de compromiso, es hora de que empieces a buscar nuevas opciones. Recordá que “el que se acuesta con niños amanece mojado”.
A continuación, hete aquí una lista que confeccioné con la ayuda de varias amigas, y que tipifica la clase de inmaduros más comunes, las que más se encuentran en la calle, los bares, las discos, y con quienes te podés llegar a confundir, arrepentir, hasta odiar. Por eso, para el bien de tu salud mental, va esta listita, tomá nota.

Inmaduro mamero
El típico hombre “hijo de mamá” que no hace más que compararte con ella y esperar a que vos seas, nada más ni nada menos, que su copia. Está claro que en cierta medida, los hombres tienden a buscar a su mamá en la mujer que eligen, pero de ahí a que te esté criticando todo el tiempo y que no sea capaz de darte tu lugar como la mujer que sos, es mejor que pongas las cosas claras o que le digas “chau chau adiós”. Este tipo de inmaduros no sólo implican un desgaste emocional muy fuerte, sino que generan una herida en tu autoestima que cuesta recuperar porque siempre te hacen sentir en falta. “Gorda, ¿Por qué no le pedís la receta de la pastafrola a mamá y la hacés el domingo para el partido?”.
O el que cuando se enferman quiere que lo malcríen todo el tiempo o cuando se va a vivir solo, la mamá le lleva la ropa para lavar y "de paso" le lleva también el tuppercito con la comida.

Inmaduro mediocre
El hombre, de 28 a 38 años aproximadamente, que está soltero o separado pero que pasa por soltero; inmaduro desde el punto de vista sentimental —sólo quiere pasar un rato con las mujeres, en plural— divertirse y jugar como un machito pistola que va y viene. Pero no busca una mujer, sino que se busca a sí mismo. Está obsesionado con el éxito —quiere triunfar, alcanzar una meta profesional alta y es capaz de sacrificarlo casi todo por este ascenso en su trabajo.

Inmaduro canchero, arrogante
El hombre que se cree miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiil, un gran narcisista que se mira continuamente en el espejo. El cual no podés ni bajarlo de un ondazo porque ya está en la cresta de la ola. Son esos que llegan a un lugar y tienen que hacerse ver, ya sea por lo que tienen puesto (que en general es grasa) o por lo que dicen. Siempre se mandan algún que otro chiste general como para romper el hielo, son los que hacen algún deporte y por eso se creen Del Potro o Federer. No tienen mucho filtro al decirte piropos y si vos no le das bola, no lo pueden entender. Hasta se pueden tornar caprichosos, como un nene cuando quiere un juguete nuevo y los papás no se lo compran. En vez de creérsela mil, en el fondo, son unos inseguros de mierda.

Inmaduro derrochador
El hombre que no sabe administrarse con la plata. No son pocas las que se quedan con un eterno desempleado, o hombres que trabajan y se gastan una fortuna en fiestas y después no tienen como pagar las cuentas de la casa. Un garronazo este tipo de inmaduros eh, estaría bueno que si estás con alguien así, le digas que vas a pagar la factura de luz y no vuelvas más. O la gran “voy al kiosco a comprar puchos y vuelvo”…

Inmaduro mentiroso
Un hombre en el que no podés confiar porque no sabes si está mintiendo, exagerando o diciendo la verdad. Si es así lo que está claro es que no es una buena pareja. Si querés estabilidad y paz en la relación, lo principal es que exista la confianza y en ese caso, mejor cortala antes de que te envuelva o involucre en sus mentiras. Hay mentirosos patológicos, que por más que te esfuerces en reformar nunca van a cambiar.

Inmaduro mujeriego
El hombre que busca miles de mujeres para su satisfacción y que no es capaz de centrar su atención en sólo una de ellas. Seguramente nunca llegará a sentir nada serio por vos o por ninguna. Por eso, estaría bueno que dejes de perder tu tiempo y sepas que los mujeriegos no aman a nadie más que a sí mismos. Son esos que son capaces de ir a un bar con amigos y se sentarse en la barra con el anillo en el dedo y mirar minas de arriba a abajo con cara de babosos cual adolescente calentón. Cuando no, se la pasan saludando a “viejas conocidas” tirando anzuelos a ver si alguna agarra viaje, del estilo de “Qué linda estás”, mientras que con una manito te agarran de la cintura semi agachado con sonrisa libidinosa. También son los que te saludan por chat y te preguntan, “¿En qué andás? ¿Te casaste? ¿Tenés hijos? Y cuando contestas que no, te tiran comentarios tipo, “¿Y cuándo me vas a invitar a comer??”, y en ese momento no sabés si
cagarte de risa o mandarlo a la mierda. Be carefull chicasssssssss, son peligrosos estos inmaduros, muy peligrosos.

Inmaduro “anti compromiso” o el “eterno soltero”
El hombre que se llena la boca hablando de que quieren ponerse de novios pero nunca llaman a una mina después de la primera o segunda salida por si se enganchan, huyen al matrimonio, hijos eso. Se hacen los q algún día van a sentar cabeza pero saben q están muy lejos d eso o, en el mejor de los casos, nunca lo lograrán. En general, son pito corto.

Inmaduro chiquilín
El hombre que ama reunirse con sus amigos y jugar a todo tipo de juegos. O hacerte chistes infantiles todo el tiempo, (esos que no te causan mucho). Se pueden colgar horas jugando con tus sobrinos, al principio te caen bien, pensás “qué amor, seguro que va a ser un buen papá”, pero cuando ya hace 1 hora que querés sacarlo del castillo inflable porque hay que devolverlo y no se quiere ir, bueno…. Ahí ya no te gusta tanto. U organiza un viaje con los amigos a andar en monopatín, 1 vez por mes, porque después no van a tener tiempo por el trabajo, no les van a dar las vacaciones, entonces aprovechan cualquier escapadita para irse de aventura con sus amigos. Igualmente, dentro de los inmaduros, es uno de los más “soportables”.

Inmaduro papelonero
El hombre que sale una vez con los amigos y se reee mama, se descose y hace papelones, dice cualquier guarangada sin filtro. Es el típico casado o de novio hace mucho que está medio castrado ya, sale una vez y toma por los 6 meses que no salió. Habla a los gritos, camina y se empieza a caer. Y finalmente, los amigos lo tienen q llevar a la casa. Más que un inmaduro, yo diría que es un flaco que no está muy copado con su realidad y que aprovecha ese tipo de salidas como para acordarse de cómo eran esas salidas a los 15, cuando ya tiene 35.

Inmaduro Peterpan o pendeviejo
El hombre ya cuarentón o cincuentón que está pelado o canoso y se sigue poniendo buzo con capucha, zapatillas all star y se cree y está convencidísimo que tiene 20. Camina con las manitos en los bolsillos del buzo y para completar el look es capaz de ponerse una pashmina de la mujer (porque ahora queda canchero). En esta categoría, también entran los hombres que salen para levantarse a mujeres de 30 o menores, para reafirmar su ego y terminar siendo más inmaduros que la pendeja. Y lo peor es que en muchos casos, logran su cometido. Una especie de billetera mata galán, más experiencia. Son copados pero si les das mucha cabida, se pueden obsesionar con vos, así que cuidate.
Inmaduro tecnológico
El hombre que twittea todo el día, especificando lo que hace o deja de hacer, detallando dónde está a cada momento. Ponen: “me fui al gym”, “me fui a bañar”, “salida con los chicos, asado, etc”. O mismo en FB, actualizan el perfil todo el tiempo porque sino piensan que nadie los registra. Suben videos, fotos, frases, todo lo que encuentren y pueda servir para demostrarle a las “usuarias” que él está ahí, online.

Inmaduro agresivo
El espécimen que se agarra a piñas por cualquier cosa como un adolescente, es bastante patético. Se hace el loco sacando pecho y yendosele al humo al q tiene enfrente, mientras grita: “Párenme porque lo mato”. Este tipo de inmaduro te da un poquito de vergüenza ajena, actúa como un nene enojado, se baja siempre del auto haciéndose el loco, dice que cagaría a trompadas a toda la barra brava de Racing si alguien osa con ficharle las gomas a su novia. Tené cuidado.

Inmaduro fiestero
El hombre que dice que va a ponerse en pedo, salir y fumar marihuana toda su vida. El que aprovecha cualquier tipo de festividad para organizar una juntada, salida, fiesta, lo que sea. Siempre está disponible para la diversión, es al que siempre llaman sus amigos porque tiene la posta de dónde hay una fiesta o un buen bar… Cuando se ponen de novios, dicen que sus novias son “divinas”, que lo entienden, que lo dejan salir a donde sea, sin hacerle ningún escándalo. Vos, sis sos inmaduro fiestero, sabé que tu novia no va a tardar mucho en encontrarse un flaco maduro con las bolas bien puestas.

Inmaduro viejazo y baboso
El hombre de 50 o 60 que se hace el baboso en público todo el tiempo con su mujer, le da besos, le dice que es linda y le tira indirectas sexuales adelante de cualquiera en una mesa en un casamiento, por ejemplo. Y vos ahí, en esa situación, pensás: “¡Pará viejo hdp, dejá eso para la adolescencia!

Y así como los que acabo de nombrar hay muchísimos más pero no tenemos más tiempo. En conclusión, como dije al principio muchachas: “Los hombres no maduran, mutan” y si padecen el síndrome de Peter Pan, espero que todas podamos hacer una colecta solidaria para devolverlos al “País de Nunca Jamás”.
Hoy nos despedimos con una frase que dedico a todas las que alguna que otra vez nos hemos enamorado de un inmaduro: “la que se quema con leche, ve una vaca y llora”. Gracias gente y acuérdense: “La que avisa, no traiciona”.

3 comentarios:

Sacerdotisa Amazona dijo...

Estoy toalmente de aucerdo con lo publicado, yo me topé a uno de esos encaja en varias categorías, no le gusta trabajar y dice que está decepcionado de la vida y que por eso ya no le importa ser patán, tal vez esta es una nueva categoría, también es mujeriego y gatsalón, grosero y contestón. Concuerdo también en que los hombre nunca de los nuncas maduran, tal vez lo hagan unos minutos antes de su propia muerte y ya para quñe, lo que no entiendo es si las mujeres criamos a los hombres qué estamos hacieno mal para que queden así?

Anónimo dijo...

Jaja ustedes las mujeres son unas pendejas frustradas que quieren hacer a los hombres a su manera y como no pueden dicen " los hombres son unos inmaduros" jajaja. Pobres pendejas ustedes son las inmaduras queriendo una vida de casarse e hijos como los cuentos de las princesas disney ustedes tienen caca en la cabeza

Anónimo dijo...

Este es uno de esos prototipos.